jueves, 27 de agosto de 2015

Montañísmo: Cinco tucumanos desafiarán los Alpes en el Ultra Trail de Mont Blanc.

Los trailrunners buscan hacer realidad su sueño de recorrer los Alpes en pruebas non stop de entre 170 y 100 kilómetros. "Es como jugar un Mundial", afirman. 


Aplastaron cientos de kilómetros con sus zapatillas durante meses. Se exigieron cientos de horas bajo todo tipo de clima, de día y de noche. Escarbaron tiempo de donde no tenían para entrenar. Resignaron momentos con sus afectos. Sufrieron, dudaron, se decepcionaron, sonrieron, se agotaron y se levantaron. Lucharon, siempre lucharon. Y esa constancia los llevó hasta la línea de partida de un sueño que está a horas de hacerse realidad. 

Cinco corredores de montaña tucumanos viajaron a los Alpes para recorrer los inigualables senderos del macizo Mont Blanc, uno de los más altos de Europa, en una de las experiencias de ultra trail más atractivas y codiciadas del planeta. Es prácticamente el clímax de este deporte.

"Esto es como para un futbolista jugar un Mundial", grafica Manuel Aybar (46 años), quien junto a Mario Retali (50) participará este viernes de la Ultra Trail Mont Blanc (UTMB), una prueba de semiautonomía que une Francia, Italia y Suiza, y que pone a prueba a los runners en medio de paisajes tan espectaculares como inclementes. Cuenta con 170 kilómetros de extension, 10.000 metros de desnivel positivo y debe ser completada en menos de 46 horas. La salida y la llegada es en la ciudad fracesas de Chamonix.

Los trailrunners se entrenaron en senderos de Horco Molle, La Sala, Tafí del Valle y Anfama. Remarcaron que si bien el recorrido de la UTMB no tiene mucha altitud, la acumulación de 10.000 metros en subida tritura hasta las piernas más preparadas. "San Javier tiene 500. Sería como subirlo 20 veces. En Argentina se hacen carreras de 3.000 o 4.000 metros acumulados", apuntó Retali.



Aybar, que es bioquímico e investigador del Conicet, buscará completar la carrera en 40 horas, aunque advirtió que en la montaña todo es relativo. "Depende cómo te sentís ese día. Hay muchas variables como el clima o el terreno. Así sea el mismo trayecto, en esto nunca es dos veces iguales. La montaña se respeta", analizó.

Antes de viajar, Retali confesó que participar de la UTMB es un anhelo que lleva forjando hace dos años. "Para mí, estar en la largada ya es haber llegado. Todo lo demás es un regalo de Dios. Encontrarme ahí diciendo 'qué estoy haciendo aquí' es mi sueño. Claro que el objetivo es llegar", contó el analista de sistemas.

Hermanas menores

El UTMB nació en 2003 y su popularidad corrió como reguero de pólvora. Tanto que ya son cinco las pruebas que se celebran bajo ese paraguas. Las otras categorías son consideradas hermanas menores de la prueba principal, ya que cuentan con distintos grados de dificultad. Sin embargo, ser dueño de un dorsal para cualquiera ellas no es una tarea nada sencilla. 

Para ser aceptado como candidato, cada corredor debe sumar un puntaje determinado (según la prueba a la que se postule) en hasta tres carreras extremas durante un periodo de tiempo. Cada año decenas de miles de trailrunners cumplen con esos requisitos, por lo que la exigencia de la organización es cada vez mayor. Y en 2015, son 25 los argentinos afortunados, de los cuales el 20% es de Tucumán.



Entre esos afortunados se encuentra el odontólogo tucumano Ricardo Azubel (51), quien este miércoles le hará frente a la prueba denominada TDS, que es media vuelta al Mont Blanc. Cuenta con 119 kilómetros de caminos de montaña y 7.250 metros de desnivel positivo. Es una carrera más técnica y sumamente exigente que tiene 33 horas como tiempo límite. 

Presencia femenina

En el sorteo también resultaron agraciadas dos de cuatro tucumanas preclasificadas: María Rosa Aymat (51) y Adriana Danieli (54). Ambas se prepararon para la CCC (Courmayeur-Champex-Charmonix), una prueba creada en 2006 que es la mitad de la vuelta al Mont Blanc y recorre un tramo de 98 kilómetros con 5.600 metros de desnivel positivo. Tiene un tiempo límite de 26 horas y largará este jueves.

Danieli, neonatóloga y pediatra, sufrió hace tres años una fractura que creyó que le impediría volver a caminar. Y es ahí cuando, charlando con amigas, se preguntó: '¿por qué no soñar con el Mont Blanc?'. "Es un desafío en el que, más allá del entrenamiento, lo más importante es la cabeza. Vamos a competir en un lugar divino, con un entorno increíble. En nuestra categoría somos 1.900, por lo que llegar sería hacer podio. Sería la gloria", señaló entusiasmada. Ella, Aymat y Retali se entrenaron con el asesoramiento del ultramaratonista marplatense Gustavo Ismail.


Uno x uno

Adriana Danieli (CCC) 

Carreras clasificatorias:
- 80K- Half Misión en Champaqui.
- 80K- Ecoatletas Ultra Trail Yerba Buena a Tafí.
Edad 54 años.
Médico neonatólogo y pediatra.
2 hijos.

Maria Rosa Aymat (CCC)

Carreras clasificatorias:
- 80K- Ecoatletas Ultra trail Yerba Buena a Tafí.
- 50K- Ecoatletas Conociendo a la Pachamama, Tilcara.
Edad 51 años.
Médica cardióloga.
1 hija.

Mario Retali (UTMB)

Carreras clasificatorias:
- 100K- Ecoatletas Conociendo la Pachamama, Tilcara.
- 80K- Ecoatletas Ultra Trail Yerba Buena a Tafí.
- 90K- Yaboty Misiones.
Edad: 50 años.
Analista de sistemas.
3 hijos.

Manuel Aybar (UTMB)

Carreras clasificatorias:
- 80K- Half Mision Champaqui.
-100K- Ecoatletas Conociendo la Pachamama, Tilcara, 2013.
-100K- Ecoatletas Conociendo la Pachamama, Tilcara, 2014.
Edad: 46 años.
Bioquímico, Docente UNT e Investigador del Conicet.
2 hijos.

Ricardo Azubel (TDS)

Carrera clasificatoria:
- 80K- Ecoatletas Ultra Trail Yerba Buena a Tafí.
Edad 51 años.
Odontólogo.
3 hijos.

Apuntes las carreras en Mont Blanc

Son más de 7.000 los trailrunners que participarán de las pruebas.

Son 19 los municipios suizos, franceses e italianos involucrados durante las carreras. 

Cada participante debe cargar una mochila con elementos obligatorios como manta de supervivencia, caramañola, vendas, silbato, linterna y un teléfono celular que pueda ser utilizado en cualquiera de los países que atraviesa la competencia.

Los corredores contarán con 38 puntos de avituallamientos, algunos de ellos con comidas calientes. Allí se encontrará desde frutas hasta quesos o salchichones, y desde agua hasta cerveza. 

Excepto por los corredores de elite, gran parte de los trailrunners del UTMB pasará dos noches corriendo en la montaña.

Fuente: La Gaceta.

0 comentarios:

Publicar un comentario