jueves, 1 de noviembre de 2012

Turismo en San Pedro de Colalao: Historia y Cultura Árabe son parte del pueblo.

Por Ale Carlos Massa.

"Que este articulo sirva como homenaje a los inmigrantes Sirios y Libaneses que llegaron a Tucumán y en especial a San Pedro de Colalao, entregando sus culturas al pueblo y formando así una nueva Siria Argentina. También como homenaje y recuerdo a nuestro padre Luis Ale Massa hijo de Sirios que amó hasta el final esta villa turística. También a Janito Isa y Pancho Atim; que Dios los tenga en la gloria"

Tiempos complicados corrían en oriente medio. El fin de la primera guerra mundial dejaba un mundo temeroso, golpeado y sumido en la violencia y la pobreza en muchos casos.  Siria y el Libano no son excepciones. Pasan tiempos que los historiadores denominan periodo de entreguerra, y como si no fuera poco muchos países Árabes luchan por su independencia liberándose de los mandatos de Francia e Inglaterra. Ese era el contexto tremendo que las personas estaban pasando en aquellos lugares. 

Las familias con más posibilidades o adineradas no dudaban en escapar de aquellos peligros. Algunos después de ayudar a sus amados países a lograr la libertad, solo subieron a los barcos y enfilando mar adentro dejaban la tierra que los vio nacer. Se dejaron llevar por la corriente, en las manos de Dios hasta tierras con mejor augurio. 

Varios meses en barco navegando por el Mediterráneo y después por el Atlántico. Marcaron el rumbo para que los inmigrantes llegaran a sudamérica. 

El calendario marca agosto de 1927. Tiempo que las primeras familias tocaban suelo Argentino. Eran Toufik Massa y Familia. Ellos con algunos de sus hijos y sus posesiones valiosas se dirigieron al norte, lugar donde las condiciones climáticas y algunas geográficas eran similares a las de Siria.  Pero sobre todo lo esencial debía estar: La Paz. 

Luis Ale Massa donde fue el primer Restaurante Árabe y venta de Regionales en San Pedro (San Martin Y Las Heras). Foto San Pedro Extremo.
Así es que los Massa llegaron a San Pedro de Colalao, se encontraron con un pueblo hermoso, climáticamente correcto y con todo para comenzar de nuevo. El idioma no fue una barrera, en poco tiempo empezaron a aprender el español y se comunicaban de muy buena forma con los lugareños que miraban con buenos ojos a estos foráneos. 

Compraron terrenos, constuyeron casas inmensa (en calle San Martín y Las Heras) y empezaron a implementar los negocios.  Muchas personas que vivieron en San Pedro de Colalao empezaron a tener trabajo estable gracias a esta familia y a otras que empezaron a llegar al pueblo.

Así comenzaron a formar sus familias. Con esperanzas a futuro tuvieron 12 hijos entre los cuales Estaba Luis Ale Massa que tiempo después inauguraba el primer restaurante Árabe del pueblo y de Tucumán en 1976. Los aromas de las comidas despertaban intereses en las familias ya veraneantes en la villa y así el negocio comenzó a crecer. Tiempo después cambiaría las comidas por la pasión del resto de su vida. La venta de productos regionales. 

Lo criollo y autóctono lo apasionaron y así es que formó el segundo negocio que hoy sigue en pie en las mismas calles de San Pedro que lo vieron nacer: Las Heras y San Martín. Su amor por este pueblo fue tan grande que nunca abandonó la villa donde sus padres vivieron en paz y contentos. Entre los hermanos Massa  todavía fomentan la cultura, religión y hábitos en el pueblo y la provincia. Suzu, Blanca, Pocha, Helue, Chichi y Jadille.

Pero esta familia no fue la única que llegó sola en ese barco. También llegaba a San Pedro de Colalao Abrahm Isa Massa y familia. Fue pariente de nuestro querido Janito Isa. Ambos tenían almacenes de ramos generales. Abrahm y Toufik fueron los primeros en tener vehículos en el pueblo y ayudaron en la construcción del viejo puente carretero. 

Pero estas dos familias no fueron las únicas. Jacinto Isa Massa con su esposa también llegaban a poblar y dejar su legado. También Emilio Massa y flia. Fundaron uno de los almacenes más grande del pueblo en la calle Tucumán y Salta.

Si hablamos de San Pedro no se puede dejar fuera a la familia quizás más conocidas de todos los Árabes en estos tiempos. Los Atim, quienes fueron unos de los últimos en llegar al Pueblo. Ale Ambrahm Atim, Padre los queridos Pancho, Maruca, Ernesto y Carlos. También Sirios llegados en 1938, se destacaron en el negocio de ramos generales. Quizás el más grande de la región y hoy por hoy, con Carlos a la Cabeza, se destaca la ferretería.  Fue el primero en instalar un surtidor de combustible en el pueblo. 

Estas familias Sirias - Libanesas fueron, son y serán parte de la cultura y las historias de San Pedro Colalao. Amaron su país, trajeron su religión, comidas, costumbres, actividades y la enseñaron al pueblo. Formando un verdadero Crisol de razas como los es toda Argentina. 

Hoy sus costumbres y negocios continúan vivos en los nietos e hijos de estos inmigrantes que amaron a San Pedro como una parte de su Corazón.

0 comentarios:

Publicar un comentario