El tiempo - Tutiempo.net

domingo, 27 de septiembre de 2020

Dia Mundial del Turismo: Ya hay 9 protocolos homologados para las vacaciones de verano en todo el país.

Luego de que el Gobierno afirmara que "habrá temporada de verano" , la secretaria de Promoción Turística del Ministerio de Turismo y Deportes, Yanina Martínez, confirmó que ya hay nueve protocolos homologados "para ser aplicados en todo el territorio nacional" durante las próximas vacaciones.

"Desde el Gobierno ratificamos que estamos trabajando para que haya temporada de verano y por eso venimos con los protocolos que vamos elaborando. Ya tenemos nueve a través del Instituto de Calidad Turística (ICTA), homologados para todo el territorio nacional", señaló Martinez.

Según aclaró la secretaria de Promoción Turística, estos protocolos tienen en cuenta la especificidad de cada una de las localidades, "porque no es lo mismo un turismo en playa que un turismo en montaña, entonces todas esas cuestiones van a tener en cuenta la jurisdicción que van a completar los protocolos que son generales".

Los protocolos "tienen que ser muy eficaces, y son los municipios los que van a tener que estar controlando esta situación", advirtió al ser consultada por los pasos a seguir en las zonas de mayor concurrencia, como la playa Bristol en Mar del Plata. 

"Esto va a estar muy articulado entre nación, provincia y municipios, porque es la única manera en que no se desmadre y la única manera de ir conteniendo e incentivando desde el ministerio para no generar conglomerados", añadió en ese sentido en diálogo con radio Continental.

Por otra parte, apeló a la "cautela y la responsabilidad individual" en la temporada donde "cada turista adquiera ese rol de cuidarse y cuidar al otro, que es una cadena enorme en el sector turístico".  "Muchas familias viven del turismo, y hay municipios que viven pura y exclusivamente de la actividad, por eso hay que apelar a que los turistas y la comunidad se preparen y no se relajen en cuanto a las medidas de seguridad", agregó.

Protocolo para alojamientos turísticos y establecimientos gastronómicos

Entre otras reglamentaciones, ambos manuales plantean la implementación de medidas de control al personal antes de ingresar a trabajar para detectar posibles síntomas de coronavirus. 

En el caso de los alojamientos turísticos, el protocolo establece que todo personal que tenga contacto con huéspedes deberá utilizar tapabocas cuando esté estipulado en su jurisdicción. Salvo tareas específicas, se desaconseja el uso de guantes dada la mayor persistencia de partículas virales viables sobre el látex/nitrilo.

En cuanto a la gestión de reservas, plantea digitalizar el check-in y el check-out. En una primera etapa, se evitará el servicio de bell boy y valet parking. Habrá un buzón para el depósito de llaves, que serán desinfectadas antes de su reutilización.

Respecto a la ubicación del mobiliario, el protocolo considera la instalación de paneles de vidrio como barreras, cuando sea necesario. "Habrá que indicar la capacidad máxima de personas en las áreas de uso común, según los metros cuadrados del espacio, y se ofrecerá alcohol en gel. En ascensores, se deberá sugerir el uso individual", explica el gobierno en el detalle de estos protocolos.

En relación a la circulación, se recomienda que sea en un solo sentido, con señalética que lo indique. Se aconseja no permitir el ingreso a la piscina y el gimnasio, salvo que la autoridad sanitaria de su jurisdicción indique lo contrario.

"En referencia a alimentos y bebidas, se recomienda evitar su manipulación por parte de los huéspedes y sugerir el servicio de desayuno en la habitación o modalidad take away y/o disponer cafeteras en las habitaciones, así como ampliar el horario de desayuno y hasta ofrecer reserva previa para planificar la cantidad de personas desde el día anterior.

Las cartas de los restaurantes serán digitales o plastificadas, para facilitar su desinfección, y las bebidas se ofrecerán cerradas en botella o lata. Se recomienda que no haya productos en el frigobar.

En relación a las habitaciones, luego de realizado el check out, se sugiere dejarlas libres el tiempos suficiente para asegurar la correcta ventilación, limpieza profunda y desinfección.

Por su parte, el manual para establecimientos gastronómicos recomienda ofrecer servicio de reserva anticipada para planificar la cantidad de comensales desde el día anterior, exhibir el menú en carteles dispuestos en el exterior y/o interior del local, evitar el autoservicio de alimentos y ofrecer platos a la carta, en porciones individuales.

Para la modalidad “take away” (comida para llevar), el personal deberá trabajar con uniforme y lavarse las manos antes y después de cada entrega o pedido, entre muchas otras pautas. En entrega a domicilio, mochilas y motos deberán ser desinfectadas previamente y se evitará el contacto directo en la maniobra de entrega.

Otros puntos plantean el cierre de las áreas de juego destinadas a los chicos, la organización del personal de la cocina en turnos y desinfectar la vajilla, cubetería y cristalería en el lavavajillas, incluida la que no se haya utilizado en un turno.

Incentivar otros destinos

"El país es enorme, con lugares maravillosos e increíbles, y hay un proyecto que se ha presentado, a punto de ser aprobado en el Congreso, para un sistema de preventa, que posibilita promocionar destinos también emergentes", precisó la funcionaria, quien destacó la "diversidad que hay en el país en materia de destinos, con una costa muy extensa que nos permite ir a distintos lugares con mar".

Según adelantó, si el plan --que consiste en otorgar un crédito del 50% del gasto que se haya efectuado en compras anteriores al 31 de diciembre para utilizarlo en 2021-- no sale en el Congreso "lo hará por resolución, porque es una decisión del ministro (Matías Lammens".

Protocolo para Agencias de Viajes y Turismo

El protocolo establece que se tienen que contemplar las medidas de distanciamiento social dentro y fuera del establecimiento, en todas las áreas comunes, como recepción, salones, pasillos y palier del edificio, ascensores, estacionamiento y en todo otro sector donde pueda llegar a confluir una numerosa cantidad de personas en forma simultánea.

En relación a la atención al público, recomienda promover la utilización de medios digitales.

Además, sugiere realizar un protocolo de información mínima en materia de seguridad sanitaria, solicitando al cliente datos personales, de contacto y declaración jurada con preguntas vinculadas al posible contagio de COVID-19.

En relación a la disposición del mobiliario y circulación, tendrán que disponer el mobiliario de los distintos espacios, respetando las distancias recomendadas y en el caso de que no pueda mantenerse distancia mínima de seguridad, considerar la instalación de medidas físicas (mamparas, paneles de vidrio) de fácil limpieza. También deberán incorporar señalética para organizar mejor la circulación de personas en general.

Las agencias de viajes tendrán que limpiar y desinfectar las áreas de atención al público al menos tres veces al día, y de acuerdo a los horarios de ingreso/egreso y actividades que se realicen. A su vez, deben contemplar ventilar de forma diaria y recurrente los espacios y restringir el uso de aquellos que no puedan cumplir con esta medida.

Protocolo para Prestadores Turísticos

Este protocolo para Prestadores está destinado a aquellos profesionales y organizaciones que ofrecen servicios turísticos en todo el territorio nacional, tales como los de alojamiento, de guía, en centros de esquí, en áreas naturales y protegidas, en museos, en bodegas, venta de productos y atención al público, turismo activo, turismo de salud, pesca deportiva, alquiler de equipamiento, en playas y balnearios, zonas rurales y todas aquellas actividades vinculadas directa e indirectamente con el turismo, para ser aplicado en forma separada o en forma conjunta con otros protocolos desarrollados en el marco de Covid-19.

Algunos de los temas abordados son la planificación de las salidas o tours con otros prestadores, organizaciones u operadores turísticos a fin de evitar las aglomeraciones en las áreas y atractivos, garantizando un uso ordenado y seguro de los espacios de visita y esparcimiento. También, fomentar la gestión de la reserva y el pago del servicio turístico de manera electrónica.

En el transporte de visitantes se sugiere implementar procedimientos de sanitización para los vehículos y transitar con personas sentadas en sus plazas, siempre con previa reserva del lugar. Con respecto al equipamiento, éste debe manipularse sin intervención ni contacto con el personal y aplicarse las prácticas de desinfección para su reutilización.

En términos de seguridad e higiene se deben ventilar los ambientes, limpiar y desinfectar los mostradores y las áreas comunes de atención al turista. En todos los casos, resultan claves las medidas de distanciamiento social, higiene de manos (con agua y jabón o solución a base de alcohol al 70%) y respiratoria. Asimismo, el protocolo contempla situaciones de emergencias en las que se recomienda extremar las medidas de protección y mantener el distanciamiento social.

Protocolo para turismo de reuniones

La recomendaciones que propone este protocolo son el distanciamiento social, de higiene, para la detección de casos sospechosos, y para controles preventivos. 

A efectos de asegurar el distanciamiento social establecido, se podrán incorporar: instrucciones para evitar el contacto directo; personal de auxilio a los visitantes en la apertura de puertas y en accesos a pabellones o pasillos, de ser necesario; control de personas simultáneas en el uso de escaleras. También crear caminos de dirección única con marcaciones alrededor del piso de exhibición. Señalizar en pasillos de ingreso, la dirección y mapa de la ruta a seguir.

Se propone establecer puntos de sanitización, gratuitos, de fácil identificación en todo el predio, particularmente se sugiere en los puntos de entrada y salida de edificios y pasillos, en áreas centrales de reuniones y cerca de áreas de baños.

En relación a los accesos y acreditación, será fundamental organizar el control para facilitar la identificación de síntomas compatibles con COVID-19 lo antes posible, comenzando con el (pre) registro. Se recomienda considerar el uso de franjas horarias de acceso para instalaciones para administrar el flujo de personas. Además, se sugiere controlar el acceso sin contacto por ejemplo con auto-escaneo o credencial física o digital.

Se recomienda facilitar y fomentar regímenes de limpieza y desinfección de los stands, exhibiciones y materiales promocionales, gestionar y controlar el número de participantes y de asistentes en el piso de exhibición, y siempre que sea posible, exhibir los productos de tal manera que puedan observarse bien sin necesidad de ser manipulados.

Para las sesiones grupales de trabajo y eventos paralelos, considerar diseños de estilo de conferencia para que el uso de asientos respete los requisitos de distanciamiento social establecido, y considerar también las recomendaciones sobre distanciamiento de expositores, visitantes para espacios de intercambio comercial.

Protocolo para centros de esquí

Incluye la implementación de medidas de control al personal, previo a su ingreso a trabajar, para la detección de síntomas compatibles con Covid-19, tanto de los empleados del Centro Invernal como a trabajadores y trabajadoras de empresas tercerizadas.

Este protocolo abarca cuestiones relacionadas con el distanciamiento social, entre las que se destaca que la densidad de ocupación del establecimiento no puede superar en ningún momento a una persona por cada 2,25 metros cuadrados.

Esta medida es aplicable tanto en las áreas de trabajo como en áreas comunes, tales como boleterías, rentals, restaurantes, escuelas, sanitarios, solárium, estacionamientos, comedores del personal, talleres de mantenimiento y en todo otro sector donde pueda llegar a confluir una numerosa cantidad de personas en forma simultánea. Cuando la actividad requiera cambio de vestimenta, tiene que haber casilleros personales, bolsos o similares para el resguardo individual de la ropa.

Todo personal que tenga contacto con turistas deberá utilizar obligatoriamente barbijos o tapabocas mientras esté estipulado en su jurisdicción y el Centro de Esquí lo establezca. Se deberá usar antiparras, anteojos y guantes en todo momento.

Entre otros puntos, el protocolo plantea la señalización del número máximo de visitantes por cada área de atención para cumplir con el distanciamiento social obligatorio así como, para la venta de pases por ventanillas de boletería, considerar la instalación de medidas físicas (mamparas, paneles de vidrio) de fácil y frecuente limpieza.

Otras recomendaciones son circular de forma escalonada al momento de ingresar y salir del Centro y durante el ascenso y descenso del vehículo de transporte. Se sugiere, cuando sea posible, brindar información en formato digital, con código QR o a través de la página web, y en la medida de lo posible, incentivar la compra online de todos los servicios (pases, clases, planes y equipos).

Además, se señala que, en caso de existir alternancia en el uso de equipos y/o elementos, se deben establecer pautas de limpieza y desinfección con agua y jabón o con solución a base de alcohol previo a su reutilización (por ejemplo, guantes especiales, chalecos, cascos, botas, indumentaria, bastones). Los trineos, por ejemplo, deben estar recubiertos con material que pueda desinfectarse y no se podrá utilizar mantas, piel de cordero, lana.

Sobre los medios de elevación, se recomienda mantener la distancia interpersonal mínima establecida, evitar el contacto directo innecesario por parte del personal de este rubro, que podrá asistir al visitante cuando lo considere necesario a fin de preservar su seguridad y evitar accidentes.

En todos los medios de elevación se deberá ascender con tapaboca, mientras su uso sea obligatorio en su jurisdicción, anteojos/antiparras y guantes. En las cintas -Magic Carpets- también se ascenderá cumpliendo la distancia interpersonal establecida.

Cuando el Centro de Esquí cuente con escuela infantil, el niño o la niña podrá ser acompañado sólo por una persona adulta a cargo, tanto para el ingreso a la mañana o para el egreso a la tarde, en tanto que el edificio y el equipamiento deberá ser desinfectado diariamente para mantener los espacios libres de contaminación. Estas normas rigen también para las guarderías infantiles.

Protocolo para guías de turismo

El propósito de este documento adicional es profundizar las pautas establecidas en el protocolo y asegurar su interpretación y aplicabilidad en los servicios y prestaciones ofrecidas por todas aquellas personas que se desempeñen como guías de turismo en el territorio nacional, así como atender las particularidades, la gestión y las características propias de esta profesión en cualquiera de sus categorías y modalidades.

Entre otras pautas, el anexo establece que, antes del inicio de la prestación del servicio, se solicitará a los pasajeros o visitantes una declaración jurada sobre síntomas relacionados con COVID-19, siempre que esta tarea no haya sido realizada previamente por la agencia de viajes, empresa u organismo a través del cual se contrató el servicio.

En caso de que el servicio requiera el traslado o guiado en bus u otro tipo de vehículo tercerizado y ocupado con pasajeros/as provenientes de otros destinos, se requerirá una declaración jurada a la empresa contratista que acredite que la unidad se higieniza adecuadamente y que los/as pasajeros/as no presentan síntomas. Las paradas técnicas para el uso de baños públicos se harán en lugares previamente relevados que hayan evidenciado una adecuada higiene de las instalaciones.

Se recomienda, además, evitar la entrega de material impreso. 

En caso de recibir pasajeros/as en aeropuertos o terminales, se deberá procurar realizar  la rutina de bienvenida fuera de las instalaciones. En las actividades que incluyan servicio de pick-up en alojamientos, se procurará anunciarse en recepción y esperar al pasajero/a fuera de las instalaciones. Los guías también deberán controlar que cada pasajero/a o visitante realice el uso correcto de sus elementos de protección personal durante toda la actividad.

Cuando los servicios guiados contemplen el desplazamiento por senderos o lugares estrechos, habrá que marchar en fila respetando el distanciamiento social, circular por el lado derecho y procurar las paradas en lugares amplios - no en zonas de circulación - evitando el encuentro con otros grupos.

En visitas guiadas en museos, centros de interpretación y/o áreas naturales protegidas, es importante establecer citas o reservas previas con horarios escalonados, definir e informar el cupo máximo por visita y por sala o sector, a la vez que planificar y organizar el recorrido de forma coordinada con otros/as guías del sitio a fin de evitar la aglomeración de personas en un mismo espacio.

Por último, al finalizar la excursión o visita guiada, se aconseja recomendar a pasajeros/as o visitantes el lavado de la ropa y la desinfección de las pertenencias personales utilizadas durante el recorrido.

Una vez concluida la revisión, se deberá entregar, en la agencia de viajes u oficina del operador que provea la excursión, la lista con los nombres y apellidos de los/as pasajeros/as que participaron de la actividad junto con las declaraciones juradas de cada uno/a e informar y dejar registrado cualquier incidente relacionado con COVID-19 que se diera durante la excursión o visita guiada.

Protocolo para Enoturismo

El Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación presentó el anexo Enoturismo del Protocolo COVID-19 para Prestadores Turísticos, destinado a bodegas y viñedos que brindan servicios al turismo, con el fin de contener la propagación del virus en todas las áreas vinculadas directa o indirectamente con la prestación.

Entre otras medidas, recomienda establecer una metodología que asegure la mínima manipulación de las copas para las degustaciones previo a la entrega al visitante. Por ejemplo, apertura de packs de copas, utilizar envoltura cerrada, incluir la copa en el precio de visita y que el/la turista se la lleve como recuerdo, entre otras posibles acciones. Se aconseja no permitir la manipulación de la botella por parte del visitante.

Además, sugiere considerar el diseño y señalización de recorridos de sentido único para evitar cruces de grupos y, cuando sea posible, utilizar y marcar áreas exteriores como parte de un esquema de enrutamiento unidireccional.

También plantea la necesidad de estipular el número máximo de turistas o visitantes que pueden participar de la visita guiada en la bodega, prestando especial atención a las medidas de distanciamiento social vigentes y a los espacios físicos a ser utilizados para evitar su saturación y cuidar así la capacidad de carga.

A la vez, destaca que hay que evitar el uso del libro de visitas y formularios impresos de encuestas de satisfacción o quejas y, en cambio, disponer de medios digitales y redes sociales para tal fin. 

Otra cuestión considerada es la importancia de establecer puntos de sanitización gratuitos de fácil identificación tanto en el ingreso, egreso, como durante el recorrido en el viñedo y/o sector productivo y cerca de áreas de sanitarios utilizando una adecuada señalización.

En cuanto a las vistas, recomienda que solo se acceda a la bodega con reserva previa. En el caso de que se concrete a través de intermediarios, éstos deberán acreditar identidad del guía o la guía y/o conductor/conductora y demás personal acompañante, al igual que la de las personas que trasladará. No se recomiendan las visitas autoguiadas o libres por el viñedo o la bodega.

Se sugiere que los lugares que no puedan ser ventilados queden excluidos del uso para los fines turísticos mientras se sostengan las medidas de distanciamiento. Por esta razón, se desaconseja la visita a la cava, dado que por lo general su acceso suele hacerse por medios estrechos y su ventilación es reducida, salvo que se pueda garantizar el distanciamiento, espaciado en tiempo entre visitas y la correcta ventilación.

El protocolo también destaca que hay que evitar el efecto embudo al momento de la venta con el que concluyen las visitas. Se aconseja que las salas de recepción o espera no sean las mismas que las salas de degustación y/o ventas y evitar la degustación directa de toneles, la utilización de pipetas, o técnicas similares.

Protocolo para turismo rural

Las recomendaciones para el turismo rural son fundamentales para la pospandemia, dado el cambio de hábitos que presentaran los turistas al momento de elegir un destino para visitar, favoreciendo los entornos naturales y rurales. 

Las recomendaciones para las actividades productivas contemplan planificar y organizar un cronograma de visitas, determinando la capacidad máxima de ocupación del lugar conforme lo establecido por el Ministerio de Salud de la Nación.

Es fundamental establecer una agenda estricta de ingreso y egreso de visitantes y de duración de cada actividad, que evite el entrecruzamiento de los grupos y permita contar con el tiempo suficiente, entre prestación y prestación, para la correcta desinfección de los espacios y elementos utilizados.

Se sugiere evitar la posibilidad de que los visitantes realicen visitas autoguiadas o libres y entren en contacto con los equipos de producción. En el caso que se realicen degustaciones de productos, deben optimizar los tiempos, procurando que no superen los 15 minutos de duración y la utilización de utensilios descartables.

En el caso de venta de productos, se sugiere instalar vitrinas a fin de evitar que los visitantes tomen contacto con las mercancías, ofrecer promociones o kits prearmados a fin de agilizar el proceso de ventas y facilitar e incentivar la utilización de medios electrónicos de pago.

En relación a las visitas educativas en ámbitos de turismo rural, es importante coordinar con las instituciones educativas los días y horarios disponibles, de forma tal de evitar el entrecruzamiento entre los estudiantes.

En el caso de contar con instalaciones para la realización de picnics y meriendas, verificar que las dimensiones y distribución de espacios respeten el distanciamiento social establecido. 

Por último, en relación a las actividades recreativas en el ámbito del turismo rural, se sugiere procurar y recomendar que cada visitante lleve su propio equipo y elementos personales para la realización de la actividad recreativa.

En el caso de actividades náuticas, determinar la capacidad de las embarcaciones de acuerdo con el tamaño de la unidad, y si se utilizan suplementos para las actividades (chalecos, cascos, riendas, etc.) desinfectarlos correctamente entre uso y uso.

En las actividades que se utilicen monturas, arreos y lomeras, deben estar recubiertos con material que pueda desinfectarse, evitando el uso de mantas, piel de cordero, lana, entre otros. En caso de utilizar estos últimos procurar que sean sintéticos para su correcta desinfección.

En aquellos casos en que la prestación del servicio incluya además el pernocte, se deberán contemplar las pautas pertinentes del Protocolo COVID-19 para Alojamientos turísticos del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación.

0 comentarios:

Publicar un comentario